Entrenamiento autogeno de Schultz

Psicoterapia Autógena. Entrenamiento Autógeno. Autogenics

armonía: Un camino hacia si mismo

Inicio Psicoterapia Autógena. Entrenamiento Autógeno. Autogenics

De forma resumida podemos afirmar que esta terapia entiende al ser humano como una unidad psico-física, o dicho de otro modo, que cuerpo y mente son una unidad con influencia reciproca. Por tanto cuando la mente enferma, el cuerpo y su naturaleza biológica también se ve comprometida.

El entrenamiento autógeno, es el modo más sencillo de aprender las principales habilidades implicadas en meditación y constituye el núcleo de los métodos autógenos, que en conjunto configuran la psicoterapia autógena.

La psicoterapia autógena, según Kanji (1997) funcionan por el siguiente principio:

“Lo que la mente causa, la mente cura”

Quizás tal y como señala la Dra. Blanca Mass Hesse una de las grandezas más importantes de esta psicoterapia es su capacidad para facilitar la vuelta al equilibrio, la homeostasis (Mas et al., 2005).

En Inspira Psicología estamos convencidos de que facilita armonía y conexión entre mente y cuerpo

“Mens sana in corpore sano”

En líneas generales la terapia autógena promueve la homeostasis, el equilibrio, la capacidad de recuperación biológica del organismo, la resolución de conflictos psíquicos y traumas personales.

Facilita el desarrollo de una personalidad sana y el establecimiento de relaciones armónicas y creativas con el entorno vital.

Mejora la concentración, la consciencia, memoria, creatividad,  y es un método excelente para conseguir propósitos y aumentar rendimientos.

Destacamos entre sus principales aplicaciones clínicas eficacia sobre la reducción del estrés, depresión, ansiedad y enfermedades psicosomáticas. La terapia autógena ha sido investigada y aplicada con éxito en relación a múltiples trastornos.

En la siguiente tabla que hemos adaptado de la Sociedad Británica de Terapia Autógena. http://www.autogenic-therapy.org.uk se recogen las principales aplicaciones clínicas en población adulta.

Aplicaciones Clínicas de la Terapia Autógena y el entrenamiento autógeno

 

TIPO DE TRASTORNO

 

APLICACIONES ESPECÍFICAS

 

Cardiovascular

Arritmias cardiacas, cardiopatía isquémica, angina de pecho, recuperaciones de infarto de miocardio, hipertensión, trastornos de la circulación periférica, rubor, cardio-neurosis
 

Respiratorio

Asma, síndrome de hiperventilación, tos nerviosa, infecciones recurrentes
 

Gastrointestinal 

Trastornos funcionales de la deglución, alergia alimentaria, dispepsia, úlcera péptica, síndrome del intestino irritable, algunos trastornos biliares, colitis ulcerosa

 

Genitourinario

Trastornos de la vejiga, disfunción sexual, embarazo

 

 

Musculo-esquelético

Artritis reumatoide, reumatismo no articular, artralgia, enfermedad degenerativa de las articulaciones, síndrome lumbar, síndromes de dolor de tensión

 

 

Endocrino y metabólico

Diabetes, trastornos tiroideos, algunos alteraciones de lípidos, algunas formas de infertilidad, síndrome premenstrual, trastornos auto-inmunes (VIH y el SIDA)
 

Neurológico

Dolor de cabeza, migrañas, temblores, espasmo facial, blefaroespasmo, neuralgias y dolores del miembro fantasma, lesiones cerebrales, epilepsia, parálisis cerebral, parkinson

 

 

Psicológico

Ansiedad, fobias, depresión, trastornos del sueño, adicción a tranquilizantes, problemas de conducta, trastorno de pánico, síndrome de estrés, trastorno de estrés postraumático, duelo no resuelto, trastornos de la alimentación, angustia de la enfermedad crónica, algunos estados de fatiga crónica

Adaptada de la Sociedad Británica de Terapia Autógena (British Autogenic Society)(Guiote , J.M,2014)

Este interesante enfoque psicoterapéutico nace en el contexto del estrés y  las enfermedades psicosomáticas de la mano del eminente psiquiatra Johannes Heinrich Schultz en Alemania hace ya casi un siglo.

Su practica e investigación se extendió hacia otros países: principalnente Estados Unidos, Canada, Reino Unido, Italia , Korea y Japón.

Sin embargo, en España a pesar de ser un método psicoterapéutico excelente, es prácticamente desconocido y poco utilizado, salvo raras excepciones como es el caso del Dr. González de Rivera (http://www.psicoter.es) y Juan Manuel Guiote en Inspira Psicología.

Del entrenamiento Autógeno a la Psicoterapia autógena:

La terapia se inicia con un entrenamiento particular, denominado autógeno cuyo significado etimológico se deriva de la raíces griegas: autos (si mismo) y gen (devenir) y que podría traducirse por entrenamiento surgido y configurado para uno mismo.

El  entrenamiento autógeno si es utilizado en España principalmente como método de relajación auto-inducida, pero el entrenamiento autógeno es mucho más que eso. Ha sido definido como una terapia de autocontrol psicofisiológico, como una auto-hipnosis, como una terapia de auto-regulación autonómica, pero cualquier definición constriñe su significado.

Lo cierto es que es un método híbrido entre la hipnosis (auto-hipnosis) y la meditación, o más específicamente entre la auto-sugestión y la concentración que induce un estado de consciencia diferente al de vigilia ordinario, que se denomina estado autógeno, el cual promueve la auto-regulación biológica y psicológica de la persona que lo practica.

El entrenamiento consta de dos etapas o niveles: el inferior o estándar, y el superior. La finalidad de la práctica del entrenamiento autógeno inferior o estándar es la interiorización progresiva de seis fórmulas fisiológico-cognitivas,  donde a través de la concentración pasiva, se establece una conmutación atencional dirigida hacia las sensaciones de peso, calor, calidez agradable abdominal, regulación cardiaca, respiración rítmica-tranquila y frescor agradable en la frente.

Schultz en colaboración con su discípulo Wolfgang Luthe, añadió una serie más elaborada de ejercicios complementarios con fines terapéuticos, que denominó “modificaciones autógenas”. Se denominan también fórmulas especiales o individuales.

Estas fórmulas pueden aprenderse una vez que el entrenamiento autógeno básico haya sido completado o en su transcurso, guardan relación con la problemática específica que la persona manifiesta. Existen dos variaciones:

Fórmulas órgano-específicas: Actúan fisiológicamente en una zona determinada. Con ellas se busca al menos minimizar el impacto de problemas orgánico-funcionales, a través de la aplicación de fórmulas autógenas individualizadas.

Fórmulas intencionales: Actúan sobre problemas de naturaleza psicológica. Se dividen a su vez en: fórmulas de neutralización, fórmulas de refuerzo y fórmulas de abstinencia en función del propósito que se persigue.

Subrayamos que la asociación de estos ejercicios de modificación autógena con las técnicas de retroalimentación biológica (bio-feedback) y con la terapia cognitivo-conductual representan algunos de los resultados de la colaboración interdisciplinaria, de gran potencialidad terapéutica.

Los métodos de psicoterapia autógena avanzaron gracias a las interés que mostro Luthe en referencia a un fenómeno que acontece durante el estado autógeno denominado descarga autógena, que se caracteriza por manifestación paroxística (repentina, recurrente e imprevisible) de pensamientos conscientes o no conscientes, procesos sensoriales y actividad muscular.

Convencido de la potencialidad terapéutica de las descargas desarrolla el Método de neutralización. Con él se facilita previa inducción del estado autógeno que el paciente neutralice-regule el contenido de las descargas, e incremente el insight de las mismas, se haga consciente de su naturaleza de manera progresiva.

Se requiere como en el método estándar, observación pasiva y aceptación, se toma una actitud denominada de carta blanca, permitiendo al paciente que hable espontáneamente durante la sesión. Las sesiones son grabadas o transcritas y ofrecidas al paciente. El terapeuta es no directivo, fomentando el insight y la independencia autógena per sé. Las sesiones se van distanciando en el tiempo, una vez que la experiencia va siendo integrada, se refuerza que el paciente practique por sí mismo y se va desvaneciendo la ayuda, permitiéndose la asistencia a consulta de psicoterapia de forma puntual.

Se distinguen dos métodos de neutralización:La abreación y la verbalización autógena, la diferencia fundamental entre ambas estriba en el grado de directividad. En la abreación la no directividad es total, es la forma más compleja de neutralización autógena. En la verbalización el terapeuta en función de la anamnesis del paciente y de las descargas espontaneas producidas previamente focaliza la intervención en un tema específico.

Metodo de movilización creativa 

Enlace de interés:

https://autogenic-therapy.org.uk

 

Consulte las modalidades disponibles con descuentos sobre las tarifas generales.